Con otra mirada...

Una de las cosas que me ha permitido el trabajar como educador social (con menores y familias en situación de riesgo, con personas sin hogar; tanto en el mundo asociativo como en recursos de protección a menores y apoyo a las familias) es conocer a un montón de gente maravillosa.

Con este blog quisiera abrir una ventana desde donde podáis asomaros al horizonte que se alcanza a ver desde aquí.

Habrá un espacio para la reflexión, personal y profesional, en una profesión donde se hace mucho pero poco se refleja por escrito. Habrá un espacio para la formación, con el ánimo de compartir lo aprendido en estos años de andadura y abrir juntos nuevos senderos. También para las lecturas, relacionadas directamente o no con la intervención educativa y social.

Pero sobre todo será un lugar privilegiado para compartir encuentros y experiencias en esta tarea apasionante de mejorar el mundo siendo mejores en el oficio de ayudar a otros a mejorar sus vidas.




Emolab

21 de enero de 2018

De asistentas, loqueros y cuidadores sociales


El otro día me encontré en la calle a mi colega Joseba, psicólogo del proyecto de acompañamiento terapeútico para enfermos mentales de los servicios sociales del distrito de Centro, que estaba esperando a un paciente suyo.

Y eso me dio en qué pensar. Porque si el psicólogo espera al paciente, y la trabajadora social al usuario, ¿a quién espera el educador? No al paciente (metáfora clínica que la psicología toma prestada de la medicina, profesión más antigua y con mayor prestigio social y remuneración económica: el psiquiatra es más que el psicólogo, que es más que el trabajador social, que es más que el educador social…que no es más que el aún recién llegado al universo de las profesiones de la relación de ayuda).

¿A quién espera el educador? ¿Al usuario? (metáfora prestada del trabajo social ligada al sistema público de servicios sociales  para personas sin recursos, que en cierto modo nos equipara dicha profesión como prestadores de servicios distintos dentro de un mismo dispositivo).

¿Al educando? (palabra enraizada en la base de nuestro genoma educativo -pero habitualmente circunscrita a la reflexión teórica de la pedagogía- que compartimos con el mundo escolar de la docencia en la formación reglada).

¿O a la persona, a “una de mis familias”? (refiriéndonos así a la denominación más general, común, desvinculada de toda connotación profesional más allá del necesario vínculo, la relación personal indicada por el adjetivo posesivo “mis”).

Porque la elección no es baladí, ya que afecta directamente al tipo de relación que establecemos: no es lo mismo el paciente (del psicólogo), que el usuario (del trabajador social), que el educando (del educador social) o el alumno (del maestro o profesor) …aunque sea la misma persona, según que frecuente a uno u otro profesional. A uno lo curamos, al otro lo informamos, derivamos y orientamos, a aquel lo educamos y a este otro lo enseñamos.

Pues el modo en que nombramos a nuestro interlocutor encierra en sí mismo una propuesta que define un marco de relación y anticipa lo que puede esperar el uno del otro.

De modo que el psicólogo nos cura o alivia de nuestro sufrimiento mental  o locura (“Pero yo no estoy loco, no necesito ir al psicólogo” ), al trabajador social lo usamos para que nos oriente y atienda nuestras carencias socioeconómicas (“Vengo a pedir la paga, a que le pongan auxiliar a mi madre, a que me den plaza en una residencia…”) y el educador nos acompaña en el proceso educativo de hacer por sí solos lo que (aún) no somos capaces de hacer.

Y si lo nombrado no concuerda con la expectativa de la persona que acude a nosotros (o a la que tratamos nosotros de acercarnos), es muy probable que la respuesta no sea la prevista o deseada.

Lo que ocurre también del otro lado del espejo, pues el mecanismo es recíproco y lo mismo que a nosotros afecta a nuestros pacientes, clientes o educandos.

Y no es lo mismo el loquero que el coach que el psicólogo, ni la señorita que la asistenta que la trabajadora social, ni el monitor ni el cuidador que el educador social.

Que de cada uno se espera distinto y a cada cual le pediremos, y le diremos (y le daremos) distinto.

No hay comentarios:

Etiquetas

22 Febrero 2014 23-F a n whitehead abandono físico y negligencia adolescentes adolescentes con problemas adolescentes violentos adriano trescents Aikido alianza terapéutica annamaria campanini antonio machado antonio muñoz molina aprendizaje-servicio arte urbano asociación de educadores Las Alamedillas Asociación Iceas ASPA Benny Andersen bertrand russell buenas prácticas buenos tratos Carta a una maestra Carta de Servicios centros penitenciarios ciudad de los niños ciudad educadora ciudadanía coaching estratégico comunicación y relación terapéutica comunicación. relación de ayuda comunicar estratégicamente Convivencia CPEESM Creática crisis cuadernos de pedagogía cuestión de educación cultura de paz defensa de lo público democracia derechos desarrollo comunitario Desiderata Día Internacional Educación Social diálogo estratégico doposcuola Dora la Exploradora DYNAMO educacción educación Educación de calle educación para la paz Educación positiva educación social educador social educando educar Educar para el cambio El señor Klingsor elefante encadenado elisa balbi emociones Emolab Emprende Educa erich fromm escuela Escuela de Barbiana escuela de todos y para todos estado de bienestar etiquetaje éxito escolar Factoría Cultural faustino guerau feliz navidad Fernando Pessoa fernando savater Formación fracaso escolar francesco luppi gestión del estrés giorgio nardone Grupo 5 habilidades sociales hanna arendt I Congreso Internacional sobre Convivencia y Resolución de Conflictos en Contextos Socioeducativos identidad profesional Igualdad inadaptación social infancia informe foessa innovación educativa Instituto Psicología Avanzada inteligencia emocional intervención educativa intervención familiar intervención familiar estratégica intervención grupal intervención sistémica breve intervención socioeducativa Jaume Funes Javier Martín Hernández jean piaget Jesús Damián Fernández Jordi Évole Jorge Barudy jorge bucay Jornadas jóvenes julián rezola justicia justicia juvenil la kalle lecturas levi strauss libertad luis blanco laserna magia mallorca maltrato infantil Mandela Mapa del tesoro mara merino Marco Marchioni Marea Naranja maria moliner maria montessori mark beyebach mathew selekman mauro bolmida Max Ehrmann mediación menores en riesgo social menores infractores metodología michele dolci MIlani Miquel Castillo modelo estratégico necesidades de la infancia origami Otfried Preussler paciente paradoja de control y ayuda Parentalidad positiva paulo freire pejac perfiles de educador Pioneros pobreza prejuicios prevención protección de menores protección infancia psicología psicosoluciones qué es educar relación de ayuda RES resiliencia resolución de conflictos Revista de Educación Social RMI Roberta Mariotti Salvados San Valentín sanidad servicio de Educación Social servicios sociales servicios sociales para todos Soluciones Colaborativas Steve de Shazer terapia breve terapia breve estratégica terapia familiar todo lo que era sólido toni julià tonucci trabajo social trabajo social de calle uned Universidad Internacional de Valencia usuario valentín escudero Vencer resistencia al cambio VI congreso educación social Vicente Escudero victoria camps VII congreso educación social Violencia de Género visita a domicilio

Sígueme por Email y recibe las nuevas entradas